Qué es el thin content y por qué hay que evitarlo

Qué es el thin content y por qué hay que evitarlo

En el ámbito del SEO, la expresión “el contenido es el rey” ya está muy manida; seguro que la has escuchado o leído en innumerables ocasiones. Y seguro que, también por este motivo, ya sabes de sobra que necesitas un contenido de calidad que atraiga a tu usuario y que agrade a Google. Porque Google discrimina todo aquel contenido que considere de baja calidad, lo que conocemos como “thin content”.

Thin content: ¿qué es?

Básicamente, se trata del contenido que no tiene o que a duras penas presenta valor para el usuario, como las páginas de entrada, las de afiliación de baja calidad o las que tienen poco o ningún contenido. Pero esto no es todo, ya que las páginas con material copiado o el contenido duplicado también se situarían dentro de esta negativa categoría. Del mismo modo, las páginas repletas y desbordantes de palabras clave tampoco pasarían el filtro de thin content.

Al fin y al cabo, Google se ha vuelto tan sofisticado que es capaz de reconocer cuándo el contenido es realmente de calidad.

¿Qué quiere Google?

Google intenta aportarle al usuario el contenido que mejor responderá a su consulta. Por lo que, si quieres una buena posición en las SERPs, tienes que convencerle de que tu respuesta es la mejor que podría encontrar. Y esto no es posible si no te has propuesto escribir un contenido lo suficientemente extenso y de valor como para dar una auténtica respuesta.

Así pues, ten siempre en mente que estás escribiendo tanto para el usuario como para Google.

Qué es el thin content y por qué hay que evitarlo

Escribe contenido propio y con sentido

No incluyas una keyword sólo para posicionar por ella; úsalas únicamente si realmente vas a crear un contenido útil y de interés. Si Google determina que tu post es de buena calidad, lo tendrá en cuenta.

Por supuesto, no siempre es posible redactar extensos y elaborados textos sobre cualquier tema. Sin embargo, incluso cuando tu texto sea de una extensión reducida, asegúrate de que realizas un contenido propio y original, y nunca, copiado o extraído de otras páginas. O puedes optar por otras técnicas; por ejemplo, si tienes una tienda online con productos parecidos entre sí (camisetas básicas blancas, rojas, azules, etc.), puedes optimizar la página de categoría en lugar de la de producto, o bien, usar canonicals para prevenir problemas de contenido duplicado.

En resumen, evita el thin content siempre que sea posible y esfuérzate por que tus contenidos sean elaborados, propios, únicos y de calidad. De esta manera, te asegurarás gustarle a Google.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinFacebooktwittergoogle_pluslinkedin
Noelia Clemente
noelia@seoinhouse.es

Periodista, entusiasta de la comunicación, el social media y la redacción de contenidos. Los videojuegos, el cosplay, la ortografía y los gatos son mis grandes pasiones. Estudiante de japonés 24/7.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR

Aviso de cookies